Este viernes 29 de octubre se realizó un emotivo servicio de adoración a Dios, para celebrar el día Nacional de la Iglesia Evangélica en Chile en el CDP de Santiago, ex penitenciaría.  Servicio que contó con las autoridades de Gendarmería representada por su Director Nacional Sr. Luis Masferrer Farias y por el jefe del CDP Santiago Sur, Coronel Raúl Leal Olguín, entre otras autoridades.

La Ceremonia fue encabezada por el Pastor. Eduardo Durán Castro, y por el Capellán Nacional Evangélico Pastor Luis Mussiet G., además del Capellán Institucional Oficial Diácono Guillermo Cáceres López, junto a hermanos y autoridades de la Catedral Evangélica de Chile.

Las Palabras del Director Nacional de Gendarmería Sr. Luis Masferrer, fueron de agradecimiento a  la labor que desarrolla la Capellanía en conjunto con el Pastor Eduardo Durán y la Iglesia Catedral evangélica de Chile,  donde se dio a conocer el resultado del trabajo, en que más de mil internos, han encontrado al Señor Jesucristo al interior del penal. Trabajo que sumado a tarea rehabilitadora  de Gendarmería, se logran cumplir las metas establecidas. Emotiva la participación de dos ex internos que encontraron a Cristo en este lugar, y testimonian lo que Dios ha hecho con ellos. Hoy Dios le ha dado importantes trabajos y hermosas familias, donde han podido cumplir sus sueños, pues en este momento, ellos cursan estudios universitarios. Alentadores estos testimonios de los  hermanos para los presentes, donde la rehabilitación con el Señor en el corazón, tiene resultados sorprendentes.

Los internos entregaron presentes a las autoridades de Gendarmería, que consistieron en preciosos cuadros pintados en tela con motivos cristianos. El Pastor Durán obsequió también una biblia para cada una de las autoridades, agradeciendo las facilidades que brindan  para que se pueda evangelizar al interior de los centros de reclusión.
La homilía del servicio estubo a cargo del Pastor Eduardo Durán, centrando su mensaje en el libro de los Hechos de los Apóstoles Cap. 2, cuando fue derramado por primera vez el Espíritu Santo de Dios. Dijo: “El mensaje de la predicación del evangelio fue dado a los hombres y no a los ángeles”. Esta fue la primera vez que se hizo una predicación del evangelio, en ese lugar donde, por tratarse de la celebración de una de las fiestas más importantes del pueblo judío, se encontraban ciudadanos de todas las regiones del mundo. Todos les escucharon hablar en sus propias lenguas, cuando se derramaron “lenguas de fuego”. El Apóstol Pedro habló a los presentes con tanto poder que se convirtieron al evangelio ese día “como tres mil personas”.
Alentó a los internos que, si bien es cierto el motivo de estar en ese lugar fue por su forma de vida, pero Dios les salió al camino, como en el pasaje de los evangelios cuando Cristo fue crucificado. Uno de los ladrones que estaba a su lado le increpó duramente en su agonía, pero hubo también otro, que reconoció que ellos estaban pagando sus delitos en la cruz, pero Cristo nada había hecho. Pidió al Señor ser considerado cuando estuviera en su reino. Jesús le dijo “hoy estará conmigo en el paraíso”. Concluyó la predicación: “Jesús no entro con un moralista al Reino de los cielos, sino que con un ladrón”. Estas palabras llegaron profundamente a los internos, para alentarles a permanecer en Cristo, hasta que venga por cada uno de nosotros.

Sorprende el nivel de disciplina, respeto y devoción de los hermanos internos, especialmente cuando interpretan las alabanzas a Dios. El fervor se toma de ellos creando un cuadro impresionante de adoración, lo que refleja también el trabajo de los hermanos que concurren diariamente al Penal a testimoniar a Cristo y evangelizarlos. Sus instrumentos y sus interpretaciones transforman este ambiente de reclusión por el de esperanza y salvación.

Joomla Templates - by Joomlage.com